13 Maneras de cómo tratar con una novia enojada

No importa lo feliz que seas en una relación. Las discusiones ocurren y no hay nada que puedas hacer al respecto. Solo tienes que saber cómo arreglar las cosas con una novia enojada, y aquí estamos para ayudarte con eso.

En primer lugar, es muy importante saber que incluso las relaciones más saludables pueden tener una buena cantidad de peleas. No veas una discusión como una señal de que vas en camino a una ruptura.

Por otro lado, no ignores las peleas y descartes la ira de tu pareja. Solo empeorará las cosas si desvías y evitas todos los argumentos que se te presenten.

En cambio, es más importante saber cómo reconocer y eliminar estas situaciones tensas. Debes abordar el problema de manera rápida y eficiente para poder evitar una explosión más grande en el futuro.

Aquí tienes algunos consejos excelentes que te ayudarán a lidiar con una novia enojada.

13 Formas de cómo lidiar con una novia enojada

1. No ignores sus sentimientos

¿Qué es lo último que quieres hacer cuando te enfrentas a una novia enojada? Ignorar sus sentimientos.

No digas cosas como “No tienes nada de qué estar enojada”. Parece que estás confrontando sus sentimientos y diciéndole que sus emociones no son válidas. Puede que no sea eso lo que quieres decir, pero eso es definitivamente lo que ella escuchará.

Cuando está molesta, lo último que quiere es que la traten como a una niña. Detenerla no aliviará su enojo, solo empeorará las cosas. Haz esto unas cuantas veces y es posible que no tengas novia en un futuro muy cercano.

2. Mantener la calma

Puede ser muy tentador combatir el fuego con fuego, especialmente si se intercambian palabras desagradables. Abstente de enfrentarte cara a cara con tu pareja enojada, sin importar lo provocado que estés.

Aquí está la cuestión: Es difícil retractarse de las cosas hirientes que dices en medio de una discusión. Ustedes pueden arreglar las cosas, pero no será fácil curar el dolor posterior.

En la medida de lo posible, mantén la calma mientras tu novia esté molesta para que no termines empeorando las cosas. Mantén la calma y no dejes que las emociones te abrumen. Un enfoque lógico puede ser muy valioso en situaciones como estas.

3. No te pongas a la defensiva

Entonces, tu novia está enojada contigo. ¿Cuál es tu primer instinto? Para muchos muchachos, la opción inmediata es ponerse a la defensiva.

Encuentran una miríada de razones para explicar que no hicieron nada malo, incluso si aún no saben cuál es la causa raíz de la discusión. Solo quieren mantener una posición defensiva para protegerse de la culpa.

El problema es que ponerse a la defensiva significa que nada se resuelve. Cuando estás demasiado ocupado defendiéndote, no escuchas la verdadera razón por la que tu novia está molesta y no podrás resolver el problema.

4. Escucha, pero escucha muy bien

El viejo estereotipo de que los hombres no escuchan, olvídalo. Las personas que no escuchan nunca podrán tener éxito en nada, ya sea en su vida profesional o personal.

Para ti, puede parecer que tu novia te está regañando sin ninguna razón. Pero una buena relación se basa en sólidas habilidades de comunicación.

¿Te está molestando por las tareas del hogar otra vez? No ignore sus quejas. Es muy probable que no se refiera solo a platos sin lavar o al foco intermitente del patio.

Ella podría ver tu falta de participación como un desinterés en la relación o una falta de compromiso. Tu inacción podría hacerla sentir insegura y debilitar su fe en la relación.

Si no escuchas bien lo que realmente dice, una pequeña pelea podría terminar destruyendo todo.

5. No evites la confrontación

Lo complicado de manejar discusiones acaloradas es que no quieres luchar contra la ira de enfrente, y lo que quieres es evitarla. No te alejes ni bloquees cada pelea. Hacerlo solo empeorará las cosas, porque las emociones son feroces pero no se resuelve nada.

Esconderse puede parecer la opción más fácil, especialmente si eres el tipo de persona a la que no le gusta la confrontación. Eso es perfectamente comprensible, porque a nadie realmente le gustan las discusiones, especialmente con alguien que quieres.

El problema es que la evasión no ayuda. No te da la oportunidad de abordar problemas e inquietudes. Con el tiempo, estos pequeños problemas pueden crecer como una bola de nieve y convertirse en el catalizador que conduce a una ruptura.

6. Dale tiempo

Tu novia no es una niña. Sabe cómo manejar sus emociones. Si está de mal humor y no quiere hablar, no la molestes.

Obligarla a decirle por qué está molesta no es la mejor acción a intentar. De hecho, obligarla a hacer cualquier cosa mientras está enojada no es el camino a seguir. Necesitas darle algo de tiempo y espacio para procesar cómo se siente.

No hay nada de malo en darle la oportunidad de desahogarse. Durante este momento difícil, tu mejor opción es no abrumarla y no presionar sus botones emocionales aún más. No fuerces el asunto y déjala tener algo de tiempo para sí misma.

7. Se consciente de tu lenguaje corporal

Puede que no te des cuenta, pero el hecho de que estés callado no significa que no estés empeorando las cosas. La forma en que posicionas tu cuerpo es significativa y también lo son tus acciones, tal vez sea un cliché, pero las acciones pueden ser más ruidosas que las palabras.

No le des la espalda mientras se desahoga. Evite poner los ojos en blanco en medio de una discusión. Estas acciones pueden empeorar las emociones de enojo de tu pareja y complicar las cosas.

El hecho de que no esté respondiendo con cosas hirientes no significa que esté evitando el enfrentamiento o negándose a participar en él. Se más abierto, manten el contacto visual y ten cuidado con lo que dice tu cuerpo.

8. Aprende a expresar tus propios sentimientos

Una discusión no es problema planeado de tu novia. No es algo que ella haya decidido imponer de repente. Como socios en esta relación, ambos son inversionistas que trabajan por una conexión más sólida. No pienses en esta pelea como un castigo o un ataque.

Dicho esto, también tienes derecho a expresar tus sentimientos en estos argumentos. Es muy importante recordar que aquí no eres una víctima silenciosa y sin opinión. Está enojada porque cree que hay un problema aquí, y la conclusión es que quiere arreglar las cosas. De lo contrario, te dejará sin molestarte.

Se sincero y honesto. Necesitas decirle cómo te sientes sin ponerte a la defensiva. No restes importancia a tus faltas si tus quejas son válidas, pero explica tu lado de las cosas y tus acciones con la mayor calma posible.

9. Evita el muy temido “LO SIENTO, PERO”

No es fácil pedir perdón. El orgullo es un gran obstáculo y puede dificultar que las personas digan la palabra PERDÓN.

Desafortunadamente, algunas personas optan por la salida más fácil. El infame “lo siento, pero”. ha sido empleado por un gran número de políticos, por lo que cualquiera que haya visto las noticias sabrá cuán falsa es tu disculpa.

Cuando dices lo siento pero continúas con una excusa que desvíe la culpa hacia tu novia enojada, no estás realmente arrepentido y no estás reconociendo el problema. Es una táctica para parecer que estás trabajando en el problema, pero sin lograr una solución adecuada.

Una disculpa real es sincera y nace fuertemente de un remordimiento genuino. No significa que tengas que asumir la culpa solo para terminar de una vez. Eso no resuelve nada. En cambio, debes reflexionar sobre la situación y analizar si realmente tuviste la culpa o no.

Con una disculpa sincera, tu y tu novia pueden pasar a resolver el problema y evitar que esta pelea se repita en el futuro.

10. Establecer limites

Si bien es cierto que debes dejar que tu novia se desahogue y hable, debes mantener límites saludables. Quieres escucharla y evaluar sus preocupaciones, porque eso es lo que hace un novio bueno y responsable.

El problema es que no quieres dejar que la ventilación se salga de control. Todo lo que vaya más allá de lo decente y respetuoso es inaceptable. Incluso en una discusión, es necesario ser respetuoso, especialmente porque estás tratando con alguien que amas y con quien quieres pasar tiempo.

Mantén límites fuertes y saludables. No dejes que las emociones te dominen. Cuando estás enojado, puede ser fácil sentirse abrumado y comenzar a dejar que el enojo te controle. Recuerda que esta es una persona que amas y que ambos desean mantener una relación sólida.

11. Trabaja en una solución

Todo el argumento es inútil si no terminas con una solución. Cuando ambos hayan tenido tiempo para pensar detenidamente, el siguiente paso es trabajar para arreglar las cosas.

Es muy importante discutir el problema real. La carga de emociones escondida es el punto más crucial, porque esto es lo que realmente está causando la discusión y la pelea.

Reconoce tus preocupaciones, discúlpate si te equivocas y aclara todos los malentendidos. Ustedes son adultos enamorados y, a veces, eso puede implicar el arduo trabajo de lidiar con situaciones desagradables.

Hablar: este es un paso muy importante que mucha gente no toma en cuenta. Hablar no significa que estás empeorando las cosas o prolongando la discusión. Simplemente significa que estás dispuesto a enfrentar el problema de frente.

12. Ofrece tranquilidad fisica

En medio de una discusión intensa, a veces puede ser difícil recordar que se trata de una conexión romántica. Ambos están molestos y muy tensos.

Tómate un respiro y recuerda que al final, esto todavía se trata de ustedes dos en una relación . Aunque pueda parecer un poco extraño, asegúrate de mantenerte físicamente conectado. Tócala suavemente en el hombro, toma su mano o dale un abrazo.

Recuérdale que la amas y que está aquí para solucionar cualquier problema que pueda tener. Esa conexión física es un recordatorio tranquilizador de que las cosas pueden ser un poco difíciles ahora, pero no te rindes y quieres mejorar las cosas.

13. Recuerdale que ambos quieren una relación más sólida

No son combatientes enemigos, a pesar de que pueden estar en desacuerdo por el momento. Cuando ya no estés molesto, te darás cuenta de que ambos quieren lo mismo: una relación feliz.

Toma la pelea como un dolor creciente. Estás planteando estos problemas porque se preocupan el uno por el otro y quieren que las cosas funcionen. Pelear puede ser desagradable, pero en realidad es un medio para abordar problemas en los que pueden trabajar para fortalecer su relación.

Estás del mismo lado, no son enemigos. Ten esto en cuenta y podrás superar cualquier cosa. Los momentos difíciles simplemente están ahí para hacer que tu relación sea mejor y más fuerte.

A nadie le gusta discutir y una novia enojada no es algo con lo que sueñas. Nadie entra en una relación con la esperanza de enfurecer a su novia.

Sin embargo, en una relación sana, las discusiones son inevitables y, a decir verdad, son un medio para fortalecer y mejorar su conexión. Estás resolviendo los problemas, por así decirlo.

El problema es que manejar las peleas de manera incorrecta puede enojar más a tu novia y solo empeorará las cosas. Al tomarte el tiempo para escuchar, conectarse y resolver el problema, saldrán de esta situación desagradable como una pareja mejor y más fuerte.